PERIÓDICO Y PROGRAMA RADIAL LA VOZ DEL PUEBLO RADIO GIGANTE 800 AM  / GRUPO ACTUAL

SE ACABAN LOS PERIÓDICOS DE PAPEL Y EMPIEZA LA FUERZA DE LO DIGITAL

Muchos periódicos han tenido que reinventarse para seguir ofreciendo información de calidad en medio de una caída de ingresos

Justo cuando la información es uno de los bienes que más se multiplica todos los días y la búsqueda de contenidos en medios tradicionales ha crecido notablemente porque las personas, en medio de la abundancia de noticias, buscan fuentes de información confiables, los periódicos impresos pasan por su peor momento, porque el miedo al contagio del Covid-19 ha llevado a que las personas se atemoricen por tener uno en sus manos y los voceadores no están en las calles por las restricciones de circulación.

Según un informe de The Economist, a diferencia de lo que ha sucedido con otras industrias que se han visto afectadas por la crisis, los proveedores de noticias están asistiendo a un aumento masivo de la demanda de su producto.ARTÍCULO RELACIONADO

La publicidad en exteriores caerá 95% en mayo debido al impacto del Covid-19

El tráfico de las páginas web de noticias ha incrementado en niveles nunca antes vistos y las suscripciones online han crecido a una tasa seis veces superior a la normal. Sin embargo, las compras de impresos, mucho más representativas que las suscripciones digitales, se desplomaron, y los ingresos por publicidad digital no se equiparan con los que genera la pauta tradicional que, en categorías como comercio y viajes, se ha evaporado.

Un ejemplo, anota la revista, es The Yorkshire Post, que sumó cerca de 1.000 suscriptores nuevos en las semanas anteriores. JPIMedia, que maneja esa y otras publicaciones, ha registrado un aumento de tráfico de 25% en sus páginas web; sin embargo, las ventas globales del periódico han caído 30% durante la cuarentena, según el editor James Mitchinson. Incluso, en algunos títulos de JPI la caída en publicidad ha ascendido hasta 80%, por lo que la fuerza comercial y varios periodistas han perdido sus puestos de trabajo y, los que quedan, asumieron una reducción salarial de entre 10% y 20%.