Presidente Carlos Alvarado se reunió con representantes de la Conferencia Episcopal

La Conferencia Episcopal y el presidente de la República, Carlos Alvarado, se reunieron este martes en Casa Presidencial.

José Manuel Garita, presidente de la Conferencia Episcopal, indicó que «acudimos como a la convocatorio como pastores de Dios pero también como ciudadanos que tenemos una honda preocupación por el rumbo que está tomando el país afectando a los más desprotegidos, los más pobres y necesitados, los desempleados y los más afectados que se sienten sin voz».

El obispo señaló que se trataron temas como sector pesquero, proceso de diálogo convocado por el Poder Ejecutivo, proceso de financiamiento con el FMI y atención de la emergencia nacional por COVID-19.

Además, manifestó que «desde la doctrina social de la iglesia creemos que la pandemia no ha sido solo de salud y de economía, hemos hecho ver al presidente que desde antes de la pandemia Costa Rica estaba en cifras lamentables y vergonzosas de desempleo y pobreza».

«Durante varios años hemos hecho un llamado sobre el modelo económico y estructural de las últimas tres décadas que ha aumentado la desigualdad. Ahora más que nunca se hace necesaria la reactivación económica y social», agregó.

También enfatizaron que le presentaron al presidente «la incertidumbre y el temor que existe y se percibe en la sociedad costarricense, le hemos pedido un rumbo claro para lo cual una vez más insistimos en la necesidad del dialogo que necesita nuestro país con todos los sectores, sincero y transparente, franco y directo; y con resultados y frutos concretos».

Garita agregó que se hablaron temas como «la preocupación por el crédito del Fondo Monetario Internacional, aprobado la semana anterior, específicamente nos preocupa cómo se va a pagar y en ese sentido dejamos claro que esperamos que no se vaya a tratar de poner más impuestos o como se le quiera llamar».

Añadió que manifestaron a Alvarado la preocupación que mantienen por «la falta de proyectos, de leyes y directrices en favor de la familia, a fin de fortalecerla como célula fundamental de nuestra sociedad. Destacamos nuestra preocupación por la aplicación de la ideología de género en el sistema educativo costarricense y en el sector público también».

«Nos preocupa también una capacitación que se está desarrollando en el sector público para erradicar la discriminación hacia la población sexualmente diversa», agregó Garita.

Garita aclaró que creen que Dios no hace diferenciación y a nadie se le debe discriminar pero que les preocupa «cierto adoctrinamiento ideológico que se quiere imponer a la gran mayoría».

Rectificaron su «compromiso a favor de la vida, desde su concepción hasta el fin natural como señala también la convención interamericana de derechos humanos».

«Pedimos a Dios que le ilumine y reiteramos este llamado para que desde todos los sectores con verdadero respeto manifestemos nuestras ideas y propuestas para seguir construyendo los destinos de esta nación en función del desarrollo integral de quienes la habitamos; consolidando así la democracia la solidaridad,  la paz y la justicia social que nos han caracterizado», concluyó el obispo.

Agradecieron al presidente por el espacio y la invitación a dialogar y manifestaron su voluntad para continuar este proceso, haciendo un llamado para la colaboración mutua.