PERIÓDICO Y PROGRAMA RADIAL LA VOZ DEL PUEBLO RADIO GIGANTE 800 AM  / GRUPO ACTUAL

CIEP-UCR ENCUESTA DE HOY: PLN 48 % , PUSC 24 % PAC 22%.

    [apvc_embed type=»customized» border_size=»2″ border_radius=»5″ background_color=»» font_size=»14″ font_style=»» font_color=»» counter_label=»Visits:» today_cnt_label=»Today:» global_cnt_label=»Total:» border_color=»» border_style=»solid» padding=»5″ width=»200″ global=»false» today=»false» current=»true» icon_position=»» widget_template=»Ninguno» ]  

Encuesta CIEP-UCR retrata desánimo electoral y la peor simpatía por partidos políticos

 Por Álvaro Murillo | alvaromurillo@ucr.ac.cr 5 mayo, 2021Solo 13% de los encuestados admite ser seguidor de una agrupación, aunque casi la mitad cree que el PLN tiene más probabilidad de triunfo en un ambiente de apatía frente a comicios del 2022.

El ciudadano que mira con pereza las noticias sobre movimientos preelectorales no debería sentirse solo.

Es precisamente el PLN el partido al que más se atribuyen probabilidades de ganar la elección presidencial, según las respuestas de las personas al preguntársele de dónde cree que saldrá el próximo presidente de Costa Rica, al margen de las preferencias o desidia que tuviera el encuestado.

Un 48%, prácticamente la mitad, previó que el triunfador saldrá de las tiendas verdiblancas, mientras un 24% dijo PUSC y 22%, PAC. Le siguen Frente Amplio con 17% y Restauración Nacional con 16%, mientras que Nueva República lo menciona solo el 13%, a pesar de la confirmada postulación de Fabricio Alvarado, ganador de la primera ronda en 2018.

Ese sentimiento es el mismo que cubre a una gran mayoría de la población frente a las elecciones de febrero del 2022, aunque estas sirvan para sustituir a un gobierno cercado por la impopularidad y a miembros de una Asamblea Legislativa que recibe una calificación que ni siquiera llega a un 5.

La desconfianza, la decepción, el malestar y el cansancio cunden en la mayoría de los consultados de la encuesta más reciente del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica (UCR), a cinco meses de que comience de manera oficial la campaña electoral.

Este desánimo se cruza con la preocupación popular por los problemas nacionales, entre los que la pandemia reaparece como el mayor de todos junto al desempleo de siempre, más un factor que cada vez pesa más: el creciente deterioro de los partidos políticos en todas sus formas, a pesar de que resulten indispensables para las elecciones.

En la escala de 1-10, la nota promedio que reciben los partidos es la peor de todas, un 2,9, aún más baja que la reportada en las encuestas de noviembre y abril del 2020.

Eso ayuda a explicar por qué solo el 13% de los consultados expresaron tener simpatía por alguna de las agrupaciones políticas, tradicionales o nuevas. Este es el valor más bajo desde 1993, según los registros de CIEP-UCR con sus propias encuestas y con las de la empresa Unimer.

Ese porcentaje de encuestados que se declara libre de cualquier filiación partidaria era 66% en el año preelectoral 2017, un nivel que ya se consideraba alto por los estudiosos de la ciencia política. Ahora, solamente cuatro años después, aumentó 21 puntos.

Estas cifras en el año de los dos siglos de la Independencia, previo a los comicios del 2022, surgen del estudio de opinión pública efectuado con 821 entrevistas a personas mayores de 18 años mediante teléfono celular, entre el martes 27 y el viernes 30 de abril, durante los peores indicadores que hasta ahora ha registrado la pandemia.

La encuesta, con un margen de error de 3,4 puntos, no incluye preguntas sobre intención de voto para las elecciones nacionales o para las convenciones de los partidos, dado el fuerte desánimo, la bajísima cuota de personas seguidoras de partidos y la sabida volatilidad de apoyo electoral demostrada ya en los procesos anteriores, explicaron los investigadores a cargo5

Además, aún falta tiempo para que se conozca el menú de opciones que tendrá el electorado para votar en febrero e incluso para la escogencia dentro de los principales partidos, pues Acción Ciudadana (PAC) todavía mantiene abierta la inscripción de precandidaturas. En el Partido Liberación Nacional (PLN) competirán cinco precandidatos y cuatro en el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), mientras otras figuras y agrupaciones aún hacen sus cálculos.

En números absolutos, solo 107 de las 821 personas encuestadas expresaron que simpatizan con un partido. De esos, 41 se declararon seguidoras del PLN (5% de la muestra), 27 del PAC, 18 del PUSC y 21 de otras agrupaciones.

“Si se suman los simpatizantes reportados de los partidos políticos que se disputaron la segunda ronda en 2018 (PAC y Restauración Nacional), la cifra llega a 38”, señalan los investigadores del CIEP. Esos 38 representan un 4,6% de la muestra, aunque en la primera ronda del 2018 atrajeron entre ambos a un 46% de los votos emitidos para la Presidencia de la República.

De todas formas, la fuerte censura de los encuestados alcanza a todo tipo de agrupaciones políticas, tanto las históricas como las nuevas y las que intentan presentarse con el formato de coaliciones, explicó el coordinador de la investigación, Ronald Alfaro.

Por eso el bajo entusiasmo con las elecciones. Solo el 16% lo expresa como un sentimiento en este proceso, mientras un índice calculado por los investigadores muestra que el 38% carece del todo de entusiasmo y un 28% lo posee apenas. Esto se relaciona con la intención de votar, que es solo un poco mayor que la motivación de hacerlo.

Pero aquí viene una sorpresa: al desglosar el entusiasmo según las características de los encuestados, son los jóvenes (personas de entre 18  y 34 años) los que más lo expresan, aunque solo sea el 31% de estos. En los mayores de 35 años ronda un 25%, indica el informe del CIEP-UCR. Esto rompe la norma usual de las últimas décadas, de que son los adultos de mediana edad o mayores los más propensos a manifestar intenciones de votar.

Estos números resultan de las encuestas aplicadas en momentos en que los dos partidos históricos, PLN y PUSC, fueron noticias por cuestionamientos de figuras destacadas suyas o por fuertes conflictos entre dirigentes y aspirantes a puestos de elección popular. El PAC tampoco escapa, pues instancias internas reprochan a sus diputados las posiciones que han expresado en la discusión del proyecto de empleo público.

Es precisamente el PLN el partido al que más se atribuyen probabilidades de ganar la elección presidencial, según las respuestas de las personas al preguntársele de dónde cree que saldrá el próximo presidente de Costa Rica, al margen de las preferencias o desidia que tuviera el encuestado.

Sorpresivamente, también hay una mayor cuota de jóvenes que considera que será un liberacionista quien gobierne en el período 2022-2026, aunque la diferencia es poca en relación con otros grupos etarios. Entre los jóvenes, el segundo partido en probabilidades de una victoria sería el PAC, no el PUSC. También hay una mayor apuesta por las opciones del PLN desde el grupo de encuestados que solo tiene educación primaria.

El Partido Acción Ciudadana (PAC) sigue apareciendo entre los primeros en las apuestas de los entrevistados, pese a la baja calificación que da la ciudadanía a los gobiernos de esa bandera que han presidido Luis Guillermo Solís (2014-2018) y Carlos Alvarado (2018-2022).

Un 53% de los entrevistados expresa una valoración negativa sobre el gobierno de Alvarado y solo un 25% lo halaga. La mejoría desde la encuesta de noviembre pasado (66% desfavorable y solo 15% favorable) no le alcanza para colocarse en un escenario mejor que el que tuvo cuando se desinfló el balón de oxígeno de inicios de la pandemia o el ambiente que enfrentaba antes de ella (22% a favor y 59% en contra en noviembre de 2019).

Esto va ligado a la percepción sobre el rumbo de la economía en el país: el pesimismo lo expresa el 82,8% y disminuye una pizca en comparación con el dato de noviembre del 2020 (87%), el peor desde que CIEP-UCR hace estas encuestas.

La percepción popular mayoritariamente sombría sobre lo político afectó también a las distintas instituciones, que ahora reciben una calificación más baja que en meses anteriores. Esto toca no solo a la Asamblea Legislativa o a los partidos políticos, indica el reporte de CIEP-UCR.

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) obtiene una nota promedio de 7,6, después de que en 2020 rondó el 8,5. El Ministerio de Salud también bajó hasta 7,6 y el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) desde 6,6 a 5,9.


Un 13% de encuestados rechaza vacuna contra COVID-19

La vacuna contra COVID-19 que ansían muchas personas en Costa Rica no está en los planes de un 13% de la población, según se proyecta del estudio de opinión realizado en la última semana de abril por el CIEP-UCR.

Ese es el porcentaje de encuestados que contestaron que no pretenden acudir al llamado de las autoridades sanitarias, independientemente de la casa farmacéutica fabricante de la fórmula, frente a un 69% que contestó de manera afirmativa más un 15% que manifestó algunas dudas.

A esas cifras se suma un 2% que contestó que su decisión de aplicarse la vacuna depende de la marca de la dosis, en sintonía con algunos sectores que han manifestado temores por posibles secuelas.

Por grupos etarios, son las personas mayores de 55 años los más dispuestos a la vacunación (incluidos muchos que ya han sido inmunizados), seguidos por los menores de 34 años. Esto deja al grupo de adultos medios como el más reticente, pues en este grupo rechazaría la vacuna una de cada siete personas.

La propensión a acudir a la vacuna contra el virus SARS-Cov2 es menor que los porcentajes de opinión que tienen los encuestados sobre ella, pues el porcentaje de personas que están “de acuerdo” es 83%. Es decir, hay personas que tienen buena opinión sobre las vacunas, pero que tienen dudas o rechazan ponérsela.

De acuerdo con los datos de la encuesta, a menor escolaridad hay mayores dudas sobre acudir a vacunarse; se trata de 18% de quienes solo tienen estudios de primaria.

Los autores del estudio recordaron que en 2019 se consultó a la población su criterio sobre vacunas y el 96% las apoyaba, aunque en aquel momento se trataba de las dosis contra el virus del papiloma humano que aplicaba en niñas y el tema de las vacunas no acaparaba tanta atención o discusión como ahora en el desarrollo de la pandemia por COVID-19.

En Costa Rica se alcanzará en esta primera semana de mayo el millón de dosis aplicadas, con más de 600.000 personas protegidas con al menos la primera parte, un 17% de la población meta. Las autoridades defienden la conveniencia de las vacunas y el ritmo de cobertura, pues enfrente críticas de quienes las consideran peligrosas o inútiles, pero también de quienes creen que la velocidad de vacunación es lenta.

El país firmó contratos para proveerse de 7 millones de dosis y cubrir a 3,5 millones de personas, los mayores de 18 años, pero depende de los envíos de las fábricas. Un factor es la alta demanda de los gobiernos por esos productos para frenar los contagios, ahora que en muchos países han vuelto a ver una escalada en los contagios, casi año y medio después de que el virus apareció en China.

Un comentario sobre «CIEP-UCR ENCUESTA DE HOY: PLN 48 % , PUSC 24 % PAC 22%.»

  1. Nos han engañado con la crisis fiscal. No es posible en un Estado que nos cuesta unos 28 billones de colones, equivalentes al 75% del PIB. Y cada vez quiere más tributos, mientras se profundizan los problemas que aquejan a la población. La clase política ha fracasado en la administración del Estado y sus instituciones. Es hora de buscar una mayor participación de técnicos calificados en las grandes decisiones nacionales. En su forma actual, la democracia ha fallado y los políticos han mostrado incompetencia y politiquería barata. El acoso fiscal es evidente en un gobierno cuya burocracia perdió la ética de servicio público. De alguna manera, el país debe reducir el costo del Estado y buscar un crecimiento acelerado, superior al 5%, para combatir el desempleo existente y el resultante del achicamiento del Estado.

Los comentarios están cerrados.